31 mayo 2009

No me pude resistir

DSC01400

Aprovechando el último día, por suerte, de mi madre en el hospital, encontré muy cerquita de allí una tienda muy pequeña llena de lanas, una delicia para la vista pero un desaguisado para el bolsillo, me enamoré de ellas y me las traje todas las que tenía, son de algodón muy suave y finita, y ya le estoy dando vuelta en que emplearlas

Bordado Ruso

Bebes

Punto de cruz

Una estrella una amiga